martes, 22 de abril de 2014

Más de 40 ejemplos para aprovechar los huecos de la escalera

Siempre guardaré en mi memoria, y creo que todos los que lo vieron,  la forma en la que estaba aprovechado el hueco de la escalera en la que casa en la nací y viví mis primeros quince años. Un magnífico ebanista elaboró un bar con un precioso diseño y un resultado final clásico y muy elegante. ¡Qué pena que los objetos empotrados no se los pueda llevar uno cuando la casa desaparece, como en este caso para convertirse en un hotel!

Esta entrada va dedicada a una amiga que me ha aportado la red. Es curioso como por este medio y en países tan distantes se pueda hacer una buena, y espero que perdurable amistad. Pilar, va por ti, para la casa que los está esperando de regreso a la patria.