miércoles, 25 de julio de 2012

Zapateras

A raíz de ponerme una plantillas he desechado tres cuartas partes de los zapatos que tenía. Dos o tres personas se beneficiaron y yo me he sentido liberada, qué curioso, no solo tengo mucho más espacio en mi zapatero, además las opciones son tan escasas que me siento mentalmente más libre. ¿Será que el fondo somos esclavos de la moda y de lo que acumulamos? 
Por si tú y los tuyos aun no se han puesto plantillas y tienen cada vez más zapatos acumulados te traigo hoy algunas sugerencias; la primera es mi preferida, de hecho, se la he sugerido a varias amigas, que las han situado en los pasillos que comunican los dormitorios. La última, la más estrambótica y original.













1 comentario:

De andar por Casas dijo...

La primera idea efectivamente muy práctica pero lo de los vending no tiene límites. La verdad es que a veces tenemos tantas cosas que ni las vemos. Me voy a tener que poner plantillas. Besos.