viernes, 6 de agosto de 2010

Finca el Acebuche: la rehabilitación




LA REHABILITACIÓN


Restauramos el tejado casi por completo, sólo se pudo aprovechar la tea original.
Las ventanas de aluminio las sustituimos por otras de madera.
Todos los muros los construimos de piedra recogida en la misma finca.



Acceso de entrada a la casa.



Los escalones de la entrada los realizamos con piedras de cantería, encontradas en la finca y cantos rodados.




El porche y la entrada de la casa.



El risco, al que está pegada la vivienda, presentaba superficialmente signos de desmoronamiento, por lo que lo enlucimos imitando la textura de las cuevas anexas.
La elección del color partió del dominante en las vetas de piedra.



Los huecos de las paredes del patio los aprovechamos para realizar jardineras y bancos.



Otras vistas del patio.





La tanqueta es para la recogida del agua que desciende de la montaña en los días de lluvia.
A través de una acequia el agua la recogemos en un estanque cercano y si lo deseamos mantenemos el flujo con un circuito cerrado.
Detalle de la canalización del agua con un pitón ahuecado. La zona de comedor al fondo.
El cilantro y otras hierbas aromáticas las cultivamos en palanganas de zinc.


Utilizamos sacos de papas para realizar las cortinillas en el patio.
Diversos recipientes de aceite sirven, como se hacía antes en las islas, para el cultivo de plantas.
Como fregadero adaptamos una maceta.

El antiguo gallinero lo convertimos en comedor.

Una cuevita, que también da al patio, es el baño de invitados y al fondo cuarto de herramientas.

El espejo es antiguo. El lavamanos, un lebrillo.


En la cocina, las estanterías esta hechas de los tableros utilizados para el encofrado.

Para evitar la utilización de materiales modernos, realizamos un colgador con tela metálica de gallinero, sostenida entre dos palos de acebuche.


En los dinteles de puertas y ventanas utilizamos palos de tea.
Algunos de los muebles, de herencia familiar, fueron fabricados en Gran Canaria en1949.



Parte del dormitorio lo convertimos en despensa. Utilizamos como lámparas cestos canarios artesanales y como adornos de las estanterías, cinchas de tapicero rematadas con cobre.
Los electrodomésticos los hemos forrado para que no desentonaran con el carácter rústico de la decoración.



Con un gran esfuerzo conseguimos que la piedra se ganara su merecido protagonismo.
Comunicamos los dos niveles con escalones de piedra de cantería y cantos rodados.
Los pisos son de laja oxidada.


El salón con su pared de piedra, su estufa de leña y el acceso a dormitorio y baño.





El dormitorio principal.
Los armarios con telas en lugar de puertas.



El granero convertido en dormitorio de invitados.
Los cabeceros de las camas, rescatados entre las ruinas de la casa. Las colchas son antiguas, de ganchillo.
Al rescatar la cantería, encontramos la madera intacta.



Vista del dormitorio desde el antiguo granero.



El trastero es el baño actual. Sobre una mesa de tea, encontrada en la casa, oculta tras capas de pintura encastramos un lavamanos artesanal.



Se tardó en la rehabilitación de la casa dos años y medio y, nos quedaron ganas, para rehabilitar dos casas cuevas.  (En próximos Post)

TODAS ESTA FOTOS HAN SIDO ESCANEADAS DE COPIAS EN PAPEL DE NO MUY BUENA CALIDAD.

8 comentarios:

recetasverocava dijo...

ipresionante, me gusta y mucho...

recetasverocava dijo...

En donde queda la finca? en que provincia?

Marta dijo...

Oli,
Gracias por tu correo. Acabo de ver el primer link y me asombra cómo estaba la propiedad al comprarla... vaya aventura !!!
La rehabilitación, en lo que he visto hasta ahora, está muy bien hecha, con mucho detalle y buen gusto. La cocina y el salón son especialmente acogedores...
Sigo con los otros links y te cuento...
Buenas noches ;O)

Loles Aristu dijo...

que trabajo mas bonito has realizado en esta finca y cuevas, me gusta muchisimo como has respetado todo lo tradicional canario muchas felicidades esta muy acojedor y con mucho gusto un saludo

Chanel dijo...

Me encanta ... me hago seguidora para no perder detalles

michinalinda dijo...

Que alegría haberte encontrado hoy en el super,me encanta tu trabajo. me gustaría quedar contigo para que me enseñaras a hacer las rosetas de colores como las hacía mi abuela Carmen. Empezó a enseñarme, pero no tuvimos tiempo suficiente. se nota el inmenso cariño que le pones a todo tu trabajo. Enhorabuena prima

Martia dijo...

Enhoooorabueeenaaa tu gusto hace que las cosas sean bonitas a lo largo del tiempo. Eres superdotada, qué inteligencia tan enorme para sacar recursos estéticos (y muchísimos recursos estéticos) con las cosas corrientes...
Propongo al ayuntamiento de Telde que te contrate y rehabilites muchas zonas que son una maravilla y que necesitan de tu mano

Oli dijo...

Gracias a todos por los comentarios. La finca está en la isla de Gran Canaria, en el Ayuntamiento de San Mateo. A ella pertenecen también las cuevas del OLivo y el Ciruelo cuya rehabilitación está también en este blog.
Gracias especiales a las canarias por ser más exigentes en la rehabilitación, conocedoras de como hemos respetado lo canario.

Un besote de OLI